lunes, 27 de septiembre de 2010

La madre del nuevo jefe laborista británico participa del grupo judío anti-bloqueo. Síntesis y traducción de Carlos Braverman


Marion Kozak, la madre del recién elegido líder laborista Ed Miliband, de acuerdo con su sitio Web, es participante de la organización. Los judíos para la Justicia con los Palestinos fue fundada en 2002 durante la Segundo Intifada. Además de Kozak participan otros prominentes conocidos como el historiador marxista Eric Hobsbawm, el actor Stephen Fry y en su momento el fallecido dramaturgo Harold Pinter.Judios por la Justicia con los palestinos es la organización británica que organiza el envío del barco a Gaza, tiene más de 1.600 firmantes. NaomiWayne, co-fundadora y tesorera de la institución, confirmó el apoyo de Kozak.“Nuestro lema es la cita del Rabino Hillel: lo que es odiado por ti no lo hagas a tu prójimo,dijo. Queremos el fin de la ocupación y que Israel pueda sentarse y hablar con todos los palestinos. Creemos que la ocupación en sí es un acto de violencia, agregó.”La organización fue fundada en 2002, a la altura de la segunda intifada,Wayne rechazó el argumento de que las acciones de su organización eran simplistas y no tienen en cuenta la complejidad del conflicto palestino-israelí.Todos tenemos un muy alto nivel de formación, somos judíos y muy consciente de la situación dijo, cree que Israel debe hablar con Hamas, porque "no se hacen amigos con sus amigos, sino con sus enemigos" y agregó que ella también tenía expectativas hacia los palestinos."Queremos que los palestinos reconozcan que Israel existe, es un territorio con su gente y no va a desaparecer”

Judíos por la justicia con los Palestinos, objetivos de la institución. Síntesis y traducción Carlos Braverman


"Lo que es odioso para ti, no lo hagas a tu prójimo. Esa es toda la Torá, el resto es comentario ".
Rabino Hillel
*La paz en el Oriente Medio sólo se logrará con el reconocimiento mutuo y el respeto y debe ser visto como justo por ambas partes, requiere el fin de la ocupación y asentamientos ilegales.
* La violencia contra los civiles es inaceptable.
* Las políticas de Israel en la Ribera Occidental y Gaza se están reproduciendo el odio y el resentimiento.
* Es fundamental para los judíos el esclarecimiento de los derechos humanos de los palestinos.
* Los valores de la sociedad israelí han sido corrompidas por los abusos de derechos humanos.
* Una paz duradera debe ser visto como justa por ambas partes.
* Gran Bretaña, la Unión Europea, EE.UU., Rusia y la ONU deben ser persuadidos para aplicar las resoluciones de las Naciones Unidas sobre
Palestina.
La Torá nos enseña: "Justicia, justicia, que perseguirá" (Deuteronomio 16:20).
Para asegurar una solución duradera al conflicto entre palestinos e israelíes, para que puedan vivir en paz y seguridad, prosperar uno al lado del otro y cooperar juntos, ambos están obligados a buscar la justicia en nombre de los dos pueblos.

"Judios por la Justicia para los Palestinos" barco con ayuda zarpa para Gaza- Compendio y traducción de Carlos Braverman


Un organizador dice que el objetivo del barco que partió de Chipre el domingo es para mostrar que no todos los judíos apoyan las políticas israelíes hacia los palestinos. Un barco con activistas judíos de Israel, Alemania, EE.UU. y Gran Bretaña se dirige a Gaza con la esperanza de violar el bloqueo de Israel y de entregar la ayuda. Richard Kuper, un organizador integrante del grupo en el Reino Unido “Judíos por la Justicia para los palestinos”, dijo que uno de los objetivos es mostrar que no todos los judíos apoyan a las políticas israelíes hacia los palestinos.Kuper dijo que la embarcación, que zarpó desde el norte de Chipre, de bandera británica, no se opondrá si las autoridades israelíes tratan de detenerlo. El viaje es a casi cuatro meses después de que comandos israelíes abordaron una flotilla de buques con destino a Gaza. Este intento busca un compromiso que permitiría en Medio Oriente continuar las conversaciones después de la descogelación de los asentamientos israelíes que expira a la medianoche.Va en el barco Rami Elhanan, un israelí cuya hija Smadar murió en un atentado suicida en un centro comercial en Jerusalén en 1997, dijo que era su deber moral actuar en apoyo de los palestinos en Gaza porque la reconciliación es el camino más seguro hacia la paz."Los 1,5 millones de personas en Gaza son víctimas exactamente como yo", dijo Elhanan, de 60 años, en una entrevista. Reuven Moskovitz, de 82 y superviviente del holocausto es uno de los tripulantes del Irene."Yo he llegado a la conclusión de que si los judíos queremos sobrevivir, no puede ser mediante la violencia”, es un conocido pacifista israelí.Otros organizadores son” Judíos Europeos por una Paz Justa “ y la estadounidense “Voz Judía por la Paz”.Objetores de la Fuerza Aérea de Israel como el piloto Jonathan Shapira es otro pasajero a bordo del buque, dijo que "esperamos que los soldados y oficiales de la marina israelí lo pensarán dos veces antes de obedecer las órdenes de detenernos."" No suponemos ningún tipo de amenaza a la seguridad a los ciudadanos de Israel. Tenemos la intención de seguir adelante con nuestro equipo y nuestra carga al puerto de Gaza, donde se espera. "La carga del buque incluye los juguetes, libros, instrumentos musicales, artes de pesca, así como prótesis para los tratamientos ortopédicos.Los organizadores admiten que están llevando una "simbólica" cantidad de la ayuda. "El barco trata de llegar a la costa de Gaza con el fin de descargar los suministros en el marco de un acto simbólico y no violento de solidaridad y protesta, dirigida a pedir el levantamiento del asedio y el libre paso de suministros y personas hacia y de Gaza ", dijeron los organizadores en un comunicado.Shapira dijo que "creo que la armada no quiere que pase, pero por otro lado, nunca antes existió un barco de ayuda judía, a cargo de personas como un sobreviviente del Holocausto, tratando de llegar a Gaza. Esto puede prevenir a ellos de disparar contra nosotros, como lo hicieron en la flotilla turca ".El catamarán Irene, con un total de nueve pasajeros y tripulantes, zarpó desde el norte turco-chipriota de la isla debido a que el sector griego-chipriota del sur impuso una prohibición a todos los buques con destino a Gaza alegando intereses vitales.Kuper dijo que el viaje pretende poner de relieve el bloqueo innecesario actual de Gaza."Las comunidades judías de todo el mundo no están unidos en apoyo a la actual posición de Israel," dijo Kuper en una entrevista telefónica desde Londres. "La paz es el futuro para Israel y llegará rápidamente con un acuerdo con los palestinos."Alison Prager, otro organizador dijo que esta es la primera vez que grupos judíos se han unido para enviar un barco propio.

sábado, 25 de septiembre de 2010

A los compañeros de Declaración Universal de los Derechos Humanos


Agradezco todos los mensajes y con sentida emoción les hago llegar mis mejores afectos.Medio Oriente todo es un lugar muy difícil, cuando se terminan las palabras, queda el leguaje que visteis en el vídeo para defender los derechos civiles. Debo poner mis fuerzas en la etapa muy convulsionada que vivimos, junto a los compañeros árabes y judíos que peleamos por un mismo destino de paz y coexistencia, de futuro y de vida.Somos un grupo que no permitimos que el pasado nos gobierne o entierre nuestro futuro.Cualquier nota o comentario despectivo merecería una respuesta y esta lucha por los derechos de los pueblos es concreta, no merece estas distracciones y callar otorgaría. Cuento con vuestro apoyo y simpatía, un hermoso poema para el recuerdo de todos los tiempos, pero si algún desubicado entrara ofendiendo a mis compañeros árabes o judíos, a nuestra lucha o a mi país, no tengo ya paciencia ni tiempo para dedicarme a ello y otorgaría si no respondo.Tened todos vosotros compañeros el mejor de los saludos y estaremos no lo dudo en el mismo camino, en el de los pueblos que buscan un camino mejor para su dignidad y la justicia de los suyos, ahí brindaremos todos juntos por un gran reencuentro. Un saludo con optimismo y el mejor de los deseos, os quiero.Carlos Braverman

No utilizamos extras carajo… por Carlos Braverman


El 11 de setiembre publiqué en esta página ( Deeclaración Universal de los Derechos Humanos) una nota dedicada a la fecha, a los dos 11 de setiembres significativos (http://blogdecarlosbraverman.blogspot.com/2010/09/11-s-madrid-londres-y-la-memoria-de.html), las Torres Gemelas y el derrocamiento de Salvador Allende como el comienzo de la Operación Cóndor, no sé cómo el tema comenzó en los comentarios de siempre: Israel, Palestina, el sionismo, la ocupación y etc,.. No entiendo aún tanta necedad patológica y tanta irreductibilidad, imposible cambiar el eje. Un acertado y bienintencionado comentario de María Claudia Combi no logró cambiar el curso de las cosas, lo que me crispó y aún me mantiene en un profundo enojo.Harto de tanta trapisonda y concluyendo que la nota no se leyó, solo mi nombre, pues ella transitaba caminos muy ajenos a estos temas, anuncié mi alejamiento temporario y hoy definitivo. Antes quiero mostrar un vídeo, que a todas luces se puede ver en él, que los resistentes somos mayoritariamente israelíes, que existe una resistencia israelí a un establishmet y un orden que no condiseramos justo. La consigna fue:” los arqueólogos y los turistas, que no sean colaboradores de los colonos”. Elad convoca un pseudo congreso arqueológico en la Ciudad de David. Noticia sobre Elad: http://en.wikipedia.org/wiki/Ir_David_Foundation. Quiero poner este vídeo a su disposición.Elad no es una institución de investigación interesada en la arqueología, sino un instrumento político para la judeización de Jerusalén Oriental a través de la expulsión de los habitantes palestinos. Elad trata de hacer olvidar que está en una aldea palestina llamada Silwan y no sólo en el legítimo sitio bíblico "Ciudad de David". Este congreso de Elad supuestamente arqueológico fue así rechazado por los pacifistas israelíes, para los que nos preguntan ¿qué hacéis, donde estáis, como permitís y etc…? o ¿qué hacen, donde están o cómo lo permiten?, según su español. Pues siempre estamos aquí joder, poniendo el cuerpo, los cojones. Fuera de las mesas de café diletantes. ¿Alguna duda o el vídeo lo hicimos con extras “for export”, carajo?

Considero que mis aportes no son relevantes en este contexto, no se quiere mayormente ver y a mí no me gratifica estar comentando o justificando lo obvio.

Hace poco escribí: “Si la gente de buena voluntad quiere acelerar el fin de la ocupación, deben apoyar a los activistas de la paz en Israel. Deben construir una relación estrecha con ellos, romper la conspiración de silencio contra ellos en la prensa mundial y dar a conocer sus valientes acciones, organizar más y más eventos internacionales en los que palestinos y pacifistas israelíes se presentan lado a lado. Todo esto se vuelve imposible si se hace un llamamiento para un boicot a todos los israelíes, con independencia de sus opiniones y acciones, presentando a Israel como un monstruo monolítico. Este cuadro no sólo es falso, es extremadamente perjudicial para el éxito del campo de la paz y las fuerzas democráticas locales.Si todos apuntamos nuestras actividades en la dirección correcta, podemos hacer mucho bien, para los palestinos y para los israelíes. De lo contrario haremos el juego a quienes verdaderamente ganan con esta guerra, que no son los pacifistas israelíes ni los defensores de ninguna noble causa palestina. Hablo de los que generan cada día más concentración de riqueza y aumentan la extensión de las carencias en las mayorías populares del mundo: los monopolios de la alimentación (o sea del hambre), el armamentismo y la energía.La paz sea con todos nosotros.”Me despido de los buenos amigos participantes, de los responsables de la página a los que me une una amistad entrañable, especialmente con Jaume y Farid que continuaremos nuestra amistad personal y no virtual, pero hay un tiempo para todo. Estamos en Sucot, en las comunidades ashkenazíes, se lee en los templos el libro "KOHELET" Eclesiastés, cuya autoría la tradición la atribuye al Rey SalomónCapítulo 3

Todo tiene su tiempo

3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. 3:2 Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado; 3:3 tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; 3:4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; 3:5 tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; 3:6 tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; 3:7 tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; 3:8 tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz. 3:9 ¿Qué provecho tiene el que trabaja, de aquello en que se afana?



Video: http://www.youtube.com/watch?v=pCOwQL7w_Rg

Carlos Braverman

*Carlos Braverman (Israel): Politólogo y Psicólogo, miembro de la Asociación de Derechos Civiles de Israel. Activista por una coexistencia judeo-árabe mutuamente justa y el altermundialismo. Miembro del Partido Meretz (Partido Socialista de Israel - Tel Aviv). Presidente del Instituto Campos Abiertos (Investigaciones en Ciencias Políticas).

viernes, 24 de septiembre de 2010

Desclasamiento o clase por Akis Gavriilidis


Tras el estallido de la última crisis financiera en Grecia, se planteó la expectativa de que ahora, por fin, llegaría el momento del despertar de las masas que se habían “vuelto conservadoras”, “se habían integrado” o “se habían retirado a la falsa felicidad del consumo”. Al evaporarse las perspectivas de movilidad social y de alcanzar el nivel de las “clases medias”, cada uno se volverá a su sitio, se aclararán los frentes y tendremos una confrontación del tipo “clase contra clase”.

Un rápido vistazo a las comunicaciones e intercambios electrónicos del espacio antisistema y de la izquierda radical nos permite constatar una amplia decepción por lo que se vive como una “ausencia” o una “capitulación” de las masas y como una tibia reacción ante el último acto de sumisión de las autoridades económicas griegas ante los “expertos” del FMI. A veces, los que se expresan en los foros citados se consuelan a sí mismos y a sus lectores con la certeza milenarista de que “después del verano, sin embargo, se va a armar una buena”. Muchos llegaron a bautizar anticipadamente esta reacción como el “diciembre obrero” en contraste con el diciembre “de los jóvenes” de 2008, el cual era desfectuoso, secundario, puramente “cultural”, se refería a múltiples contradicciones, pero no a la principal, a la superestructura, pero no a la base.

Aunque nadie es profeta y el tiempo puede poner en ridículo cualquier previsión, me arriesgaré a predecir que no va a ocurrir ningún “diciembre obrero” y, si ocurre, no es nada seguro que sea anticapitalista.

Quienes ven desmentida esta expectativa sin encontrar ningún mejor antídoto a la decepción que las declaraciones voluntaristas destinadas a levantar la moral de tropas inexistentes1 o cuentos sin base alguna conforme a los cuales, cuando llegue el momento, de nuevo “se fortalecerán las fuerzas de la resistencia por parte del mundo del trabajo que se incorporará activamente a la lucha”2,

Tal vez hicieran mejor si intentasen aprender de la experiencia de las luchas sociales de las últimas décadas e intentasen pensar de forma algo distinta esta “lucha”.

Ya en la década de los 60, Althusser había indicado que en la historia las clases no se presentan con claridad como dos equipos de rugby formados en el campo de juego uno frente al otro antes de que empiece el partido, sino que se configuran en el propio proceso de la lucha, que es lógicamente anterior.

Recientemente, uno de sus -ciertamente díscolos- alumnos hizo uso de una formulación que muestra que debemos ir incluso más allá y pensar que los sujetos de la explotación, dentro de su lucha, no tienden a constituirse, sino al contrario, a desconstituirse como clase y que esa desconstitución no es siempre índice de derrota o de retirada, sino que puede ser un signo de resistencia y de éxodo.

La política es lo que interrumpe el juego de las identidades sociológicas. En el siglo XIX, los trabajadores revolucionarios cuyos escritos he estudiado decían:

«No somos una clase».

Los burgueses los consideraban una clase peligrosa. Pero para ellos la lucha de clases era la lucha para dejar de ser una clase, la lucha por salir de la clase y del lugar que les destinaba el orden existente. …3

Si, por consiguiente, las “fuerzas del trabajo” no dan la talla y faltan a la cita con los supuestos generales de las tropas revolucionarias, tal vez haya que pensar que, de esta manera obtienen algo más simple y elemental: rehúyen el enfrentamiento con el enemigo y evitan someterse a la codificación y clasificación que este les impone. Permanecen difusas y, por ello mismo, sin clasificar; son siempre algo más y algo menos que una “clase”.

Tal vez sean también este éxodo y esta deserción, no el resultado sino, por el contrario, la causa, de la crisis monetaria. En realidad, en el sentido más estricto del término, esta crisis fue provocada por la gran amplitud del endeudamiento, en particular del privado, y por la incapacidad de reembolsar los préstamos hipotecarios así como otros tipos de préstamo. Este fenómeno nos muestra que la gente no tienen ningún problema de principio en preferir el préstamo al salario, en otras palabras que el principal deseo de los asalariados es dejar de serlo. Quien se ve obligado a considerar este deseo como “una deriva pequeñoburguesa que abre camino a la privatización de la vida”, debería tener en cuenta que el salario constituye la forma más radical de privatización pues no es otra cosa que el precio de mercado de la mercancía capitalista por excelencia, la fuerza de trabajo.

NOTAS

1. Cf. Christos Laskou, «Τάξη εναντίον Τάξης», ( “Clase contra clase”), Avgí ( Αυγή), 07/03/2010.

2. Cf.. Andrea Karitzi, «Με το χαμόγελο στα χείλη» (“Con la sonrisa en los labios”), Avgí, (Αυγή), 22/8/10.

3. Jacques Rancière, «Le plaisir de la métamorphose politique», entrevista (junto a Judith Revel) en Libération, 24 de mayo de 2008. Subrayados nuestros

Cofradía-De Gush Shalom- Trad. de Carlos Braverman


Ahora se reveló para que todos lo vean: "Plomo Fundido" se llevó a cabo por un grupo de irresponsables, manipuladores y mentirosos,
¿Quién se engaña entre sí y al público, que pasará si hay una próxima guerra?

martes, 21 de septiembre de 2010

Los ultraconservadores del Tea Party: "Soy cristiano, americano, heterosexual, pro-armas y conservador” Por Raúl Mendoza


El poder del tea party Surgió a principios del 2009 para oponerse con tenacidad a los impuestos creados por Barack Obama con el objetivo de reimpulsar la economía norteamericana. Es un movimiento ultraconservador que busca el retorno del espíritu puritano y de aquel nacionalismo excluyente y racista tan popular en el pasado y hoy resurrecto entre los blancos.

Todos los mítines del Tea Party se parecen: agitan banderas norteamericanas y frases alusivas a la grandeza de su país, entonan canciones patrióticas y rezan. Su lema es “más religión y menos Estado”. Son considerados “la nueva derecha estadounidense” y conforman cientos de colectivos que han logrado una organización propagada de boca en boca, en las redes sociales, los blogs y las emisoras locales de radio. Se oponen a la política de impuestos de Barack Obama, la reforma sanitaria y la presencia de inmigrantes. Solo en su primer año realizaron un centenar de manifestaciones y en varios estados se les considera una opción a los partidos republicano y demócrata.


Hace unos días reunieron casi un millón de personas en Washington para “restablecer el honor de Estados Unidos”, en lo que ha sido su demostración de fuerza mayor. En la concentración –realizada en el mismo lugar donde Martin Luther King dio su célebre discurso “Yo tengo un sueño” en 1963– hablaron sus voceros más reconocidos: Glenn Beck, un presentador de radio y televisión de ultraderecha, y Sarah Palin, ex candidata a vicepresidenta por el Partido Republicano, oradora en muchos de sus encuentros y quien podría ser su candidata presidencial. ¿Qué planteaban? Un retorno a los “valores norteamericanos”, algo así como Dios, Patria, Libertad.


La frase “Soy cristiano, americano, heterosexual, pro armas y conservador” sintetiza a quienes constituyen el Tea Party, según ellos mismos ponen en sus camisetas. Pero el tema es más complejo. “Los Tea Party son de mediana edad para arriba y a muchos la riqueza les es ajena. La mayoría no tiene título universitario y temen perder sus empleos. No podrían pagar el costo de la atención médica en EEUU sin ayuda del gobierno. Se beneficiarían de los programas financiados por el Estado que el Tea Party quiere abolir, y sin embargo acusan de socialista a la legislación de Obama. Están equivocados”, dice Ian Buruma, profesor de derechos humanos en el Bard College de Nueva York.


Obama comunista


En gran medida los Tea Party levantan una serie de mentiras. “Los izquierdistas nos controlan. El gobierno se adueña de todo. Y con Obama hemos tocado fondo”, decía una manifestante en un mitin de Indiana. “Obama es un comunista que está desmantelando el sector privado para regalárselo al Estado”, decía otro en una celebración en Maryland. Para este movimiento el actual presidente norteamericano es socialista, musulmán –solo por el nombre que lleva– y no ha probado haber nacido en Estados Unidos. Detrás de esta campaña que le niega a Obama su ciudadanía se esconde el rechazo a su legitimidad como presidente.


Además de oponerse a la reforma sanitaria y de impuestos de Obama, también se oponen a la reforma migratoria. “Los inmigrantes son racistas. Vienen aquí y se adueñan del Estado. Quieren que las escuelas sean en español. Se niegan a aprender inglés. Y cuando se lo recriminas, dicen que son una minoría y necesitan protección. Eso es racismo inverso”, señalaba uno de sus dirigentes en Arizona. Están tan a la derecha que para ellos el propio George Bush hijo es tan solo un “conservador compasivo”.


Ese empuje los ha puesto a competir con el Partido Republicano, al cual por lógica deberían adherir. No es así. En las elecciones primarias de hace dos semanas, aspirantes de esta corriente conservadora derrotaron a los republicanos en Alaska, Kentucky, Utah, Nevada y Colorado. También pueden ganar en Delaware en unos días. El Tea Party ha prometido 250 mil dólares para la campaña de su candidato. Pero no se trata solo de conseguir un lugar en el Congreso; han logrado algo más: todos los candidatos, incluso los demócratas, están radicalizando su discurso.


Por ejemplo, el ex candidato presidencial republicano John McCain defendía hace cinco años una reforma migratoria que regularizara a los millones de indocumentados que viven en ese país. Sin embargo, se vio obligado a asumir posiciones extremas en los recientes comicios y mostrar su anuencia con la Ley de Arizona, ante el peligro de perder la elección contra un adversario de esta corriente. “Los partidos no han encontrado una manera de evitar que la agenda del Tea Party se les cuele en la campaña para las próximas legislativas”, dijo John Voytek, analista de la Universidad de Colorado.


Los financistasSi bien las bases del Tea Party son personas comunes que creen en el individualismo y se inspiran en “el motín del Té”, una asonada ocurrida en 1773 en la que los colonos de Boston se opusieron a pagar impuestos a la corona inglesa en los albores de la independencia, muchos se preguntan hoy: ¿quiénes financian los mítines y las conferencias que organiza este movimiento? Ahí están los multimillonarios petroleros David y Charles Koch, opositores radicales a la política de impuestos de Obama y también a los subsidios planteados por él. “Están en guerra”, dice la revista The New Yorker.


A ellos se suma también Rupert Murdoch, a través de su cadena Fox. Y además se habla de una fundación de ultraderecha vinculada al Partido Republicano: Freedom Works. En torno a todos ellos hay otras ONG que se encargan de la “movilización” en todo el país. Para algunos observadores moderados “el movimiento Tea Party es solo una agenda económica para los ricos enmascarada como la salvación de los norteamericanos blancos que le temen a Dios”. Pero las bases del Tea Party –golpeadas por la recesión y convencidas de que Obama no ha estado tomando las mejores decisiones– creen que están cumpliendo su papel en defensa de “América para los americanos”.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Sarkozy y los gitanos rumanos, un pedregullo en el zapato de la UE por Carlos Braverman


Sarkozy con su medida en relación a los gitanos rumanos en Francia, fue un revulsivo total, se convirtió en el pedregullo en el zapato indeseado por todos.
Un pedregullo es insignificante pero en el zapato genera muchos trastornos, molesta con trastornos en la planta o el talón del pie, genera mala disposición inocultable, obliga a cojear y a intentar disimular el cojeo, llega a reflejarse en un conjunto de muecas faciales no funcionales y ridículas frente a otros, con la señal que algo no anda bien.
Los dirigentes de la UE deslucidos en el tema generado por Sarkozy parecían padecer el pedregullo y las sociedades salvo sus sectores más avanzados, lo padecieron también comenzando por la francesa.
La medida de Sarkozy atenta contra la libertad. Se suele considerar que la palabra libertad designa la facultad del ser humano que le permite decidir llevar a cabo o no, una determinada acción según su inteligencia o voluntad. La libertad es aquella facultad que permite a otras facultades actuar y que está regida por la justicia. El concepto clásico moderno de ciudadanía, es aquella condición que posee un individuo en una comunidad que comprende un conjunto de derechos y responsabilidades, cuyo ejercicio es garantizado constitucional e institucionalmente por el Estado. En el nuevo paradigma todo ser humano es de por sí sujeto del derecho internacional y por lo tanto es ciudadano no sólo de un Estado determinado, sino también de la comunidad internacional, sean estas regionales, como la Unión Europea, o de carácter global, como las Naciones Unidas. Sin embargo, la ciudadanía se ha convertido en el último privilegio personal, el último factor de discriminación y la última reliquia pre-moderna de las diferenciaciones por status. Generalmente a través de ella se violan la universalidad e igualdad de los derechos fundamentales. Así Sarkozy comete un delito flagrante, pues la relación entre los derechos fundamentales de la persona y la ciudadanía, consiste en el hecho de que si se entiende que la ciudadanía se refiere a las condiciones que tiene un individuo en su comunidad, los derechos fundamentales se refieren a esas condiciones, puesto que esta definición le asegura un mínimo de derechos inviolables, inalterables que el Estado así como el resto de la colectividad deben respetar.
Soy partidario de la definición de Badiou sobre el Sarkozysmo como un Peitanismo Trascendental o Neopeitanismo. ¿Qué es esto?
En Francia, esta alianza del miedo y la guerra ha recibido históricamente el nombre de petainismo. La ideología de masas del petainismo consistía en tener más miedo a la guerra que a la derrota. La inmensa mayoría de los franceses aceptó la relativa tranquilidad de la derrota consensuada. El proyecto análogo de hoy se basa en la creencia de que a los franceses les basta sencillamente con aceptar las leyes del modelo mundial liderado por Estados Unidos para que todo vaya bien: Francia estará protegida de los efectos desastrosos de la guerra y de la disparidad global.
Numerosos aspectos de esta tradición neo-petainista se ponen hoy de manifiesto: obediencia a las exigencias de las altas finanzas en nombre de la renovación nacional y el declive y la crisis moral, que justifica las medidas represivas adoptadas en nombre de la regeneración.
Sarkozy es el verdadero final de la forma francesa de la posguerra: un sistema derecha-izquierda al que le había tocado en suerte un balance muy particular de la guerra, del petainismo y la Resistencia. Considero con Badiou que el sarkozysmo rompe el sistema gaullo-progresista, su proteccionismo, e instaura la adhesión Otanista sin límites, su contenido es: persecución de los extranjeros, sobre todo si son obreros y pobres; ministerio especial para ocuparse de los asuntos de ellos; ordenamiento represivo de la juventud popular, capitalismo simplificado y rehabilitación a la vez ficticia y agresiva del significante nacional. Más allá de las viejas máximas de la reacción: Que los pobres trabajen más y nos obedezcan.
Su última medida contra el colectivo gitano rumano agravia muchos valores fundamentales y cuestiona la esencia misma de la UE.
El aumento del desempleo, la incertidumbre ante el cierre de empresas y el temor al porvenir son las principales preocupaciones de los europeos. La Unión Europea aparece ante la gente como un actor lejano de esta realidad próxima y urgente.
Se debe volver a la Europa Social, es decir, a la de la sociedad y la política, la que prestigia las políticas sociales para integrar y atender los diversos colectivos.
Exige esto distribución equitativa de los bienes básicos y rescatar la figura del ciudadano para jerarquizar la acción de los sujetos políticos en un programa de desarrollo que desande los caminos del neoliberalismo.
Es volver a la gente, lo contrario a ciertas contextualizaciones actuales en muchas sociedades.
Prestigiar lo “ciudadano” permite al sujeto social y político recuperar la soberanía sobre su entorno y condiciones, lograr articular un discurso propio en su colectivo de referencia y restablecer la dimensión de lo público, no “Identitarismo” reaccionario. Este rescate de lo ciudadano es una alternativa a las políticas neoliberales, es encontrar más allá del estado nacional, formas más apropiadas para los procesos democráticos.
La ciudadanía en estos tiempos presupone un marco estatal y otro supra-estatal, donde ésta se enfrenta a nuevas definiciones, frente a uniones políticas y económicas regionales como a su
posicionamiento frente a la globalización en general.
Amplias mayorías de la humanidad padecen restricciones a la circulación y a bienes básicos, como a trabajo e información, no pueden controlar los efectos de la globalización y menos aún, tienen representación en los dispositivos multi y transnacionales que se ocupan de ellos.
Referente a este aspecto y a otros relacionados a éstos, en la UE aparece en forma categórica, la importancia de lo local desde la dimensión institucional y también de la sociedad civil.
La globalización económica redujo acentuadamente los márgenes de las políticas económico-sociales de los estados-nación y tienden a integrarse en uniones políticas y económicas, que asumen un buen grado de las competencias estatales al respecto.
Es el caso de la UE, donde surgen los fenómenos de regionalismos, multiculturalismos y la necesidad de articular la existencia de grupos sociales con elementos fuertes de identidad específica.
Volver a la Europa Social, es necesariamente dar vida a este concepto político de ciudadanía y presencia real a las instituciones que articulen la vida de las personas con los procesos económicos presentes.
Donde el ciudadano pueda aportar a su control y no ser controlado por ellos, donde la sociedad no aplaste al individuo.
Sarkozy fue el pedregullo en el zapato, los dirigentes no estuvieron a la altura de las circunstancias, prefirieron los bochornosos gestos de molestia ridícula que genera el cuerpo extraño en el calzado a una acción clara, los pueblos deben ahora reclamar.
Si bien no era de esperar valentía, que es la virtud que se manifiesta mediante la resistencia en lo imposible y no se trata únicamente de un encuentro momentáneo con lo imposible, era de esperar heroísmo. Éste no es una virtud, pero sí, una postura en el momento de enfrentarse a lo imposible cara a cara.
Que no tengamos que decir con Sartre: como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad, pensemos por un momento que todos somos gitanos rumanos en Francia.
Braverman (Israel): Politólogo y Psicólogo, miembro de la Asociación de Derechos Civiles de Israel. Activista por una coexistencia judeo-árabe mutuamente justa y el altermundialismo. Miembro del Partido Meretz (Partido Socialista de Israel - Tel Aviv). Presidente del Instituto Campos Abiertos (Investigaciones en Ciencias Políticas).Derechos reservados Instituto Campos Abiertos Israel ISBN 965 387 008 9 זכויות יוצרים

domingo, 19 de septiembre de 2010

Israelís que dan motivos para la esperanza por Daniel Perez


A los compañeros Meir Margalit, Carlos Braverman y Eytan Bronstein, por su lucha desde donde más difícil es, por la justicia, la memoria y la paz.
http://qahwaamargo.blogspot.com/2010/09/israelis-que-dan-motivos-para-la.html
Blog Qahwa Amargo
A pesar de que las últimas citas electorales muestran una preocupante identificación de la población israelí con los extremistas (En 2009: Netanyahu, 21%; Liebermann 11,7%; Shas 8,49%; United Torah Judaism 4,39%; The National Union 3,34%), no podemos dejar de reconocer el esfuerzo de quienes en medio de la locura y el radicalismo sionista, luchan para cambiar las cosas.

Este es el caso de partidos políticos como la Lista Árabe Unida-Ta'al, con 4 diputados en la Knesset (de un total de 120), que representa los intereses de los árabes que viven en Israel y aboga por la creación de un Estado Palestino con capital en Jerusalén Este. Este partido arrasó en las pasadas elecciones de 2009 entre las comunidades beduinas.

Con 4 escaños también encontramos a la coalición Hadash, que es un frente unido de socialistas y comunistas israelís y árabes, defensor de desmantelar los asentamientos, reconocer el derecho de retorno a los refugiados palestinos y volver a las fronteras previas a 1967. La defensa del medio ambiente y de los derechos de los trabajadores son otros de los puntos principales de su programa político.

Y tampoco podemos olvidar al partido socialista Meretz, gran defensor de los derechos de las minorías étnicas y sexuales, de la libertad religiosa, los derechos humanos y el medio ambiente. En 2009 obtuvieron 3 escaños. Abogan por el desmantelamiento de los asentamientos y la paz con los palestinos, en una solución de dos Estados. En municipalidades como la de Jerusalén desarrollan un gran trabajo en la defensa de los habitantes palestinos.

El cuarto partido político con representación en la Knesset, que defiende a los árabes que viven en Israel y la solución de dos Estados, es Balad, que en 2009 logró 3 escaños. Este resultado no es nada desdeñable, teniendo en cuenta que el Comité Electoral Central ilegalizó el partido, y sólo unos días antes de las elecciones la Corte Suprema revocó la ilegalización.

Paralelamente a los partidos políticos, hay en Israel toda una serie de organizaciones no gubernamentales, sin cuya labor la vida de los palestinos de dentro y fuera de Israel sería aún peor. Gracias a estos hombres y mujeres que se niegan a aceptar el statu quo, que a pesar de ser judíos rechazan las políticas de su Estado, en el resto del mundo tenemos información sobre algunas de las cosas que pasan en Israel, que de otra manera no podríamos obtener.

Entre las ONG´s israelís hay que empezar destacando a Peace Now, nacida en 1978 tras el colapso de las negociaciones de paz entre Egipto e Israel, se ha convertido en un referente en Israel, y sus informes sobre asentamientos realizados a través de su "Settlement Watch Team", y que tienen enorme relevancia en la opinión pública. Además de en Israel, tienen presencia en el extranjero gracias a sucursales de "Amigos de Peace Now" que activistas occidentales han ido abriendo en sus países. En España aún no ha sido creada, pero sí en Argentina, Bélgica, Brasil, Canadá, Francia y Reino Unido.

Otra de las ONG´s que merecen ser reseñadas es Zochrot, integrada por un grupo de ciudadanos israelís que buscan dar a conocer entre la población israelí la historia de la Naqba, es decir, la masacre de palestinos en 1948 que dio lugar a la fundación del Estado de Israel. Entre sus actividades destacan la recuperación de lugares, como el Canadá Park, donde había pueblos palestinos y que ahora han sido borrados del mapa por Israel. Así mismo, Zochrot da cursos a profesores y estudiantes para que aprendan sobre la Naqba. El último curso que organizaron fue prohibido por el Ministerio de Educación israelí, lo que supone una prueba irrefutable de la gran labor que hacen.

El Comité Israelí contra la Demolición de Casas (ICAHD), fundado en 1997, se encarga de que las casas palestinas no sean derribadas por los bulldozers. En cuanto se enteran de una
orden de demolición, se desplazan inmediatamente a la zona y se ponen entre el bulldozer y la familia palestina para intentar evitar el desastre. En estos 13 años, según sus cálculos, ya se han producido 24.000 demoliciones. Y ni siquiera hacen falta estas estadísticas. Basta con pasar por su sede en Jerusalén, para ver cómo no deja de sonar el teléfono ni un solo segundo, por todas las llamadas de próximas demoliciones que reciben. Además, el ICAHD también hace tours turísticos alternativos por Al Quds, enseñando las brutalidades que hacen a diario los colonos, y ofrecen asistencia jurídica a los palestinos cuyas casas se ven amenazadas. La ONG española Asamblea de Cooperación por la Paz contribuye a financiar todos estos proyectos.
En el ámbito de la información, destaca el Alternative Information Centre (AIC), una ONG con base en Palestina e Israel nacida en 1984. Como el resto de ONGS, aboga por volver a las fronteras previas a 1967, reconoce el derecho de retorno de los refugiados palestinos y es
contraria a los asentamientos. Conscientes de la importancia que tiene en el S. XXI la información, su objetivo es dar otro punto de vista -de momento en hebreo, inglés y castellano- sobre la ocupación israelí, para que los ciudadanos puedan formarse una opinión contrastada de lo que está sucediendo. En este mismo ámbito de la información también encontramos a B'Tselem, que informan sobre las violaciones de derechos humanos que se producen en Palestina.

La ONG Combatants for Peace también es binacional, y está integrada por antiguos soldados israelís y palestinos, que han decidido dejar las armas y dedicarse a combatir a través de la palabra en favor de la paz entre ambos pueblos. Desde su creación, en el año 2005, organizan encuentros entre ex-combatientes de ambos países para trabajar hacia la reconciliación entre israelís y palestinos.

Muchas de estas organizaciones israelís se agrupan en el "Palestinian-Israel Peace Forum", con el objetivo de dar más fuerza a su voz e interactuar con las ONG´s palestinas.

Para llegar al fin de la ocupación en una situación de desequilibrio de poderes, hay tres vías: (1) imposición externa, (2) victoria armada del ocupado o (3) cambio de postura del ocupante. La primera es poco probable, y sólo a través del intenso boicot y la sensibilización llegaremos a ella. La segunda no es deseable, pues implica violencia, y además el ocupado en este caso lleva todas las de perder. Por lo tanto, además de apostar por la primera, nos queda promocionar la tercera, es decir, lograr un cambio político y social en Israel. Ambas van en cierto modo ligadas, pues la presión internacional contribuirá al cambio y la mayor relevancia de estas organizaciones y partidos políticos hará más fácil el rechazo internacional a la ocupación. Por tanto, este entramado social y político aquí presentado, debe ser oído, y de nosotros depende el hacer que sus voces lleguen más lejos. Feliz café

Sarkoziy, racismo y xenofobia


Todos somos Gitanos en Francia, no lo olvides. ¡Por nuestra y por vuestra libertad!
Habla ahora, así cuando vengan por ti, todavía habrá alguien para ayudarte.
Carlos Braverman

Todos somos gitanos rumanos por Alicia Dujovne Ortiz



Cuando el ministro Eric Besson inauguró hace unos meses una serie de encendidos debates sobre la nacionalidad, basados en la pregunta, asaz turbadora, "¿qué significa ser francés?", quizás haya tenido in mente la futura propuesta de su gobierno, agitada como un trapo rojo durante este verano para distraer la atención. Nada mejor que reemplazar un culebrón estival con otro, sacando a relucir la trilogía tristemente célebre, nacionalidad-inmigración-inseguridad, para hacer olvidar los chanchullos de la heredera de L´Oréal y del ministro Woerth, que salpican al propio Sarkozy.

En su momento, como es lógico, la pregunta de Besson quedó sin respuesta, y sospecho que la posibilidad de encontrarla se aleja a pasos agigantados: en un mundo progresivamente argentinizado, vale decir, un mundo donde tener abuelos inmigrantes y provenir de los sitios más distintos del planeta se ha vuelto la norma, definir qué significa ser francés, inglés o alemán resulta un rompecabezas que sólo quienes utilizan el tema con objetivos políticos muy concretos tratan de armar.

Dicho y hecho, el debate "de ideas" sobre lo nacional acaba de convertirse en un proyecto de ley encaminado a retirar la nacionalidad francesa a los delincuentes que la hayan obtenido por adopción en fecha más o menos reciente, y en una medida de fuerza que se está aplicando desde hace algunas semanas: desmantelar los campamentos gitanos y expulsar a sus habitantes hacia sus países de origen, Bulgaria o Rumania.

La primera parte del programa plantea un angustioso dilema. Varias personalidades francesas con padre italiano o madre española se han interrogado acerca de sí mismas (¿su condición de franceses de fresca data no los pondrá en peligro, suponiendo que en el supermercado se tienten con algún chocolatito o una Barbie para la nena?), y, más generalmente, acerca de la relación entre el delito y la cantidad de años que median entre el haberlo cometido y el ser francés. Por ejemplo, ¿si robo un auto y soy francés desde hace diez años, estoy en mejores condiciones que si robo un kilo de papas y lo soy desde hace uno? Es como para imaginarse a los delincuentes sacando cuentas, viendo cuál es la fechoría más conveniente de acuerdo con la fecha de obtención de su carta de ciudadanía. Para este curioso modo de ver, lo delictuoso como categoría universal no existe. Todo depende de quién delinque, tomando en consideración el origen étnico y nacional del facineroso antes que el delito en sí. Ni siquiera pesarán en la balanza la personalidad del hombre o su circunstancia, para emplear un término sartreano (y es de suponer lo que Sartre habría pensado del proyecto), frente al hecho determinante del año que figura en el sello del documento. Tanto el delincuente francés de nacimiento como el francés por adopción irán a dar a la cárcel, es claro, pero mientras el primero no perderá su nacimiento, el segundo se quedará sin su adopción.

El caso de los gitanos es aún más complicado, si cabe. Complicado porque la vida del gitano lo es, desde aquel día lejano en que sus antepasados abandonaron cierta región de la India para venirse a Europa, nadie sabe por qué, a seguir viajando incansablemente por voluntad y elección, pero también por necesidad (la imagen del gitano libre que pintó Pushkin se completa con la del gitano perseguido, temido y menospreciado hasta el día de hoy), y complicado, desde un punto de vista legal. Por comenzar, la mayor parte de los gitanos que viven en Francia son de nacionalidad rumana, lo cual significa que son europeos. Todo europeo tiene derecho a vivir y a trabajar en cualquier país de la comunidad. Expulsar a los gitanos rumanos implica considerarlos gitanos antes que rumanos, esto es, basarse en la etnia más que en la nacionalidad. Además, al echarlos a todos sin distinción, como si fueran delincuentes en bloque, se echa en saco roto la presunción de inocencia: niños nacidos y escolarizados en Francia son expedidos rumbo a países donde nunca han vivido y donde se los detesta en forma no menos indiscriminada. La xenofobia es un odio compacto y entero que ignora los matices.

Esto me quedó claro durante la guerra de Kosovo, cuando entrevisté a un grupo de gitanos que se reunían en la facultad de medicina de París y publicaban una revista. Eran intelectuales y activistas que intentaban trabajar desde Occidente por la causa del pueblo rom. "En los Balcanes, hay una sola cosa capaz de unir a los distintos pueblos -me explicaron, no sin humor-. Los servios, los croatas y los albaneses se odian entre ellos, pero a nosotros nos odian todos." Pocos años después, la irracionalidad del odio, auténtica o fingida, pero siempre instrumentada con algún fin, emigra hacia el Oeste, donde sólo la hipocresía reinante impide emplear la gráfica expresión acuñada con tanta franqueza por los forzudos combatientes de la ex Yugoslavia: depuración étnica.

Dime quién te elogia y te diré quién eres. La expulsión de los gitanos de Francia ha sido saludada con entusiasmo por la derecha italiana. La Liga Norte está feliz. Un ministro leghista ponderó la idea sarkoziana de vincular el crimen con la ciudadanía. A eso se le llama "paquete de seguridad". Pero no sólo en Italia se alza como nunca la oleada populista, cuyo caballito de batalla es esa extraña vinculación entre extranjería y robo a mano armada. Si el gobierno francés ha decidido tomar medidas populistas justo al final del verano, después de fracasar en las últimas elecciones regionales y con vistas a la reelección de 2012, es porque se lo ha pensado muy bien. Un 79 por ciento de los franceses, según Le Figaro , y un 62 por ciento según L´Humanité , están de acuerdo con los desmantelamientos manu militari . Los sondeos varían, según la tendencia política del diario, pero si los comunistas hablan de semejante porcentaje, entonces la cosa está que arde.

Los organismos de derechos humanos, los socialistas y hasta las Naciones Unidas han protestado, obviamente, por ambos temas, la nacionalidad de los delincuentes y la expulsión de los rom. ¿Podrá la unión sagrada de los biempensantes oponerse a esa oleada que incluye otros absurdos, tales como la prohibición de la burka en países donde pocas mujeres se la ponen, o la de construir mezquitas? La cosa está que arde, sí, pero no es nueva. El trabajo que tengo en marcha en este momento se relaciona con la expulsión de los moriscos de España en 1609. Hay que ver cómo se parecen los odios raciales y cómo perduran: los improperios que mascullaban los españoles acerca de los árabes, en la España de la época, eran idénticos a los que habían llovido sobre los judíos un siglo atrás, antes de que también a ellos los expulsaran. Basta con leer un poco de historia para que la sola palabra "expulsión" nos dé piel de gallina.

El mito de Trotski por ANTONIO ELORZA



Autor de dos libros de referencia sobre Lenin y sobre Stalin, Robert Service cierra el triángulo de biografías sobre revolucionarios rusos con la que ahora nos llega sobre Trotski. Desde el principio es consciente de que el terreno es más resbaladizo. La condición de mártir del estalinismo y la supervivencia de buen número de epígonos tuvo por resultado que desde el clásico estudio de Isaac Deutscher hayan predominado los relatos de mayor o menor valor, pero siempre con un sesgo hagiográfico. La vulgata trotskista ha forjado además un molde ideológico muy útil para sentirse revolucionario, de una revolución siempre en el orden del día, con el proletariado como protagonista, que sólo resulta frustrada por el reformismo del traidor a la historia que es el partido comunista, con Stalin y después de Stalin. El capitalismo o la reacción, ya se sabe lo que son: no entran en el problema. Resultado: una construcción maniquea con Trotski (la Revolución) como polo del Bien, en tanto que Stalin y sus sucesores encarnan el Mal.


La reconstrucción de la vida y las ideas de Trotski por Service está dirigida a quebrar ese mito. "Este libro es la primera biografía extensa sobre Trotski escrita por un no ruso y no trotskista", advierte. Una exhaustiva búsqueda documental en los archivos con material de primera mano en diversos lugares del mundo, de Moscú a Harvard, la permite profundizar en las actitudes y en las intenciones reales del revolucionario con mucha mayor precisión que lo que ofrece la obra publicada. El resultado es un tríptico en el cual los aspectos biográficos de tipo personal, las actuaciones políticas y los planteamientos ideológicos convergen en un cuadro esclarecedor de la compleja personalidad del político.

Service destaca en Trotski su excepcional calidad como orador, organizador y líder. En lo primero fue superior a Lenin y como organizador de procesos revolucionarios en curso, inigualable, como probó su dirección del soviet de San Petersburgo en 1905 y la preparación del acto insurreccional de octubre de 1917, por no hablar de su decisiva tarea en la organización y dirección del Ejército Rojo. Otra cosa fue su calidad como líder y organizador político, lastrada por un excesivo personalismo, exacerbado en los últimos años, y por su olvido de las reglas que presiden el funcionamiento de un partido político, tema en el cual fue siempre a remolque de sus adversarios. Deficiencia que por otra parte sorprende, ya que fue el primero en darse cuenta muy pronto, en 1904 y en su folleto Nuestras tareas políticas, de los mecanismos dictatoriales que encerraba el modelo organizativo propuesto por Lenin y de la inevitable sustitución que del mismo se derivaba hacia el vértice sofocando el supuesto poder del proletariado. Nunca aplicó tales previsiones a su etapa de gestor del poder soviético.

Trotski creía demasiado en sí mismo y por otro lado tendía a construcciones esquemáticas -inevitabilidad de la revolución permanente y del gobierno obrero-, que funcionan en 1905 o en 1917, a favor de corriente, pero que luego se distanciaron de la realidad tanto como sus valoraciones peyorativas de Stalin o de momentos críticos de la historia europea. Rara vez admitía los desmentidos que los hechos infligían a sus posiciones, expuestas siempre como verdades indiscutibles. Tal rigidez le resultó muy costosa en las relaciones con sus propios fieles. Uno de ellos desengañado, el futuro teórico de la managerial revolution, se lo planteó: no hay una "verdad de clase" y los hombres más peligrosos son aquellos que se creen en la posesión de la verdad. Trotski ignoró la observación.

Trotski fue un antidemócrata convencido, si bien creyó en una "democracia socialista" donde coexistieran las distintas corrientes revolucionarias. Aunque aplastó Kronstadt. No fue la cara amable de la revolución, por contraste con Stalin. Estudioso de la Revolución Francesa, el equivalente de la guillotina era su instrumento preferido en 1917 para aplicar a la burguesía. En Terrorismo y comunismo (1920) escribe: "La vía del socialismo pasa por la tensión más alta de estatización", "la militarización del trabajo", "el gobierno más despiadado que pueda existir, un gobierno que abarca imperiosamente la vida de todos los ciudadanos". Totalitarismo puro.

La grandeza de Trotski residió en su capacidad para desarrollar una línea política original, sobrevolando los enfrentamientos entre bolcheviques y mencheviques y percibiendo la inviabilidad de la fase democrática -a diferencia de Lenin pre-17- en la Rusia zarista. Su aislamiento resultó además compatible con una práctica revolucionaria desarrollada, llegado el caso, con una excepcional capacidad de gestión. Pero ese aislamiento le fue fatal cuando se planteó la lucha por el poder a la muerte de Lenin. Era el hombre a abatir y lo eliminaron. Una vida espléndida y trágica, que salvando los escollos de la traducción el libro de Robert Service nos devuelve en un gran relato.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Política con el corazón por Paco Piniella – ATTAC Cádiz


http://piniella.blogspot.com
Hoy me he propuesto comenzar el curso político en el blog, queriendo, forzándome, intentando, ser optimista. Recordando aquel eslogan tan sugerente, “Política con el corazón”. Hace ya unos añitos, allá por Septiembre del 2002, entre rodizio nocturno y coco cortado en la playa, nos bombardeaban con ese eslogan por las calles de Río y Niteroi, estaba yo dando un curso en la Universidad Federal Fluminense. ¡Qué años aquellos! Por todos lados sonaba la alegría de la política. Era el Partido del Trabajo de Brasil, y su líder, el carismático Lula, arrasaba en los mítines de todo el país. Sus posibilidades como futuro presidente del gobierno federal brasileño eran bien recibidas por la población en general, por los chicos de las favelas, pero también por mis colegas, los profesores universitarios de Río, e incluso por los propios empresarios, que entendían que sólo un revulsivo podía acabar con la permanente desolación y desgana que vivía este rico sub-continente americano. Era como si Allende volviera de nuevo a las Alamedas, o como si Fidel volviera a asaltar el cuartel de Moncada. Lula era y es, hoy día, el futuro y la esperanza de la América Latina. Lula lleva siete años Jefe de Estado, y hoy al recordar aquel momento me pregunto ¿cuál es el futuro de la izquierda en este Mundo globalizado? -Difícil pregunta, que yo mismo me hice antes de meterme en su día en ese fango que es la política activa y en el que creo que todos debiéramos al menos ser partícipe, pues si no ocupamos los espacios, no cabe duda de que alguien los ocupará, y algunos lo harán con fines oscuros, o al menos difícilmente confesables. Decía Felipe González, en una de sus últimas entrevistas: “al gobernar aprendí a pasar de la ética de los principios a la ética de las responsabilidades”. Este dogma puede interpretarse al modo maquiavélico de que el fin justifica los medios, o muy al contrario puede interpretarse en el modo más pragmático de entender la revolución: hacer las cosas en la medida que las cosas lo permite. Esa frase, por tanto, creo que reduce un poco el quehacer de la izquierda en el mundo de la globalización, y que ya en mi época de joven trotskista, con otro nombre, el del “entrismo”, lo entendíamos como hacer la política que la mayoría permite hacer. Dar pasitos, poco a poco, en la mejora de la justicia social, del bienestar de todas y todos, independientemente de la casa y del barrio donde uno haya nacido. Pues todo queda muy bien hasta que las cifras cantan: un 25% de la población vive en la miseria en el Primer Mundo; y en los países africanos la gente se muere de hambre mientras que nuestros obesos se atiborran de pastillas para dejar de comer compulsivamente en hogares donde sobra de todo para los que todo tienen.

Sinceramente creo que la izquierda no debe ser reinventada, la izquierda es la revolución y siempre lo será, la revolución de lo cotidiano, de la capacidad fiscal del Estado, en la intervención de lo público por lo privado, la redistribución de la riqueza a través de los presupuestos, la discriminación de las rentas según su origen. La izquierda es la defensa de los más desfavorecidos de esta sociedad opulenta: los que no siguen el camino del éxito, los discapacitados psíquicos y físicos que no superan las barreras y obstáculos de los que piensan que esto es una carrera a caballo ganador. La izquierda es y debe ser el revulsivo de la conciencia de clase. La izquierda es la libertad personal en los límites de lo social. La izquierda no puede permitir que se clonen las actitudes de la derecha en sus formas de gobernar: el caudillismo en las instituciones públicas, o la generación de una forma de hacer marketing empresarial en las maneras de hacer política.

Pero el futuro depende como el lema de Lula, el ya veterano Presidente brasileño, en la POLÍTICA DEL CORAZÓN, en la UTOPÍA. Pensar en la utopía para hacerla realidad; todavía es posible si todos queremos que sea posible. Y todo esto si el corazón late entre nosotros, porque queremos mejorar este Mundo, cual si de una religión o de un pensamiento laico y trascendental se tratara, pero siempre con la reflexión anti-dogmática entre nosotros, con la REBELDÍA de hacer las cosas bien porque queremos hacer las cosas bien. Si las nuevas generaciones de jóvenes ven progresivamente cómo no son capaces de incorporarse a la sociedad, sólo tendrán dos opciones: la respuesta autoritaria excluyente o la solidaridad de los más desprotegidos del sistema. El corazón estará siempre entre nosotros, bastará con ejercitarlo y creer continuamente en él para hacer realidad nuestros deseos. Yo desde este comienzo de curso bloguero pido reivindicar la Utopía. La Utopía necesaria para vivir. Buen fin de semana.

¡Shana Tova!


Que este año sea el fin de la ocupación, la evacuación de los asentamientos. Sea el año de dos estados y de Jerusalén una capital para dos estados. Seguridad y prosperidad para todos. Que sea un año para la paz. ¡Feliz Año Nuevo! Gush Shalom. Trad. de Carlos Braverman
http://zope.gush-shalom.org/home/he/channels/weekly_ad/1283868076

viernes, 10 de septiembre de 2010

11- S: Madrid, Londres y la memoria de Salvador Allende por Carlos Braverman


Mañana será 11 de setiembre y no hace mucho dije que los atentados del 11-S y el 11-M, los del metro en Londres, los atentados y destrucción de las Embajada de Israel en Buenos Aires, las norteamericanas en Tanzania y Kenia, los ataques mortales a turistas en Luxor (Egipto), Marruecos y Kenia por grupos fundamentalistas es un nefasto eslabón de oprobio y sinrazón no justificable, no argumentable en beneficio de ninguna causa.Tampoco son sostenibles los hechos en Somalia, Darfur, Ruanda, Irak, Afganistán, los “istam”, Osetia, Georgia, Líbano y los que ocurren en la Autonomía Palestina e Israel, lugar donde también sobraron víctimas del terrorismo y terrorismo es tal, cualquiera sea la bandera de su causa.Hoy la multiplicación de víctimas, su industrialización, es un asesinato cada vez más difícil de matizarlo con el barniz del idealismo principista, es parte de un engranaje económico que tiene como vimos un presupuesto global y se llama negocio de la guerra y del terror.El terrorismo y la industria de la guerra vulneran los derechos humanos, cosa que es una verdad obvia, desprecia la vida, la dignidad y cosifica al hombre frente al manipuleo del poder hasta su desaparición física vía penurias insufribles.El 11 de setiembre de 1973 es derrocado el gobierno de Salvador Allende en Chile y la Operación Cóndor comienza a articularse en el Cono Sur de la América Latina. Es el fin de las instituciones democráticas en la zona, el triunfo del imperialismo y el Plan Nixon. Los derechos humanos como expresión del conjunto de facultades y garantías que cualquier persona debe tener para proteger su integridad física y su dignidad moral, los derechos que el hombre posee por el mero hecho de serlo, desaparecen. Su estatus de inalienables y fuera del alcance de cualquier poder político, se desvanecen.El razonamiento que la dignidad humana representa la garantía, que la persona no va a ser objeto de afrentas a su integridad moral, preservando además el respeto a su dignidad física, parece una broma de mal gusto frente a este panorama de la época. Las dictaduras latinoamericanas con su metodología paradigmática del terrorismo de estado representaron la violación infinitamente multiplicada de estas concepciones; para solventar su proyecto político y económico, generaron entre otras atrocidades la existencia del cruel estatus del “desaparecido”.Sus oponentes, a quien podía entender como enemigos, no estaban ni vivos ni muertos. Sinónimo por antonomasia de Desaparición Forzada de Personas, pilar de un régimen de terror que se ejecutó con matemática precisión.Los atentados terroristas mencionados antes no representan menos, especialmente el 11- S da lugar a polémicas, están quienes hablan de auto atentado o permisividad para el mismo, pero hay que ser muy cruelmente avenido par olvidarse de las decenas de millares de víctimas civiles que ofrendó. Los otros atentados, no son menos tributarios de la cruenta negación de los derechos humanos y la sistemática industrialización de la muerte. Me canso de repetir según la definición de Pierre Truche en «La Notion de crime contre l'humanité», que el crimen contra la humanidad es la negación de la condición humana a miembros de un grupo de hombres en virtud de la aplicación de una doctrina.Los crímenes de lesa humanidad se distinguen de éstos, según la corte penal de Roma, ya que son cometidos “como parte de un ataque generalizado o sistemático”, es decir, puede ser ejecutado por agresión militar o en la aplicación de medidas administrativas en cumplimiento de la ley (desaparición forzosa, tortura, etc.), bajo las políticas de un estado o una organización armada, subversiva o rebelde. La prédica de estos actos atentatorios contra el derecho internacional humanitario no hace exclusivamente a los estados, sujeto activo de la conducta, incluye claramente aquellas organizaciones que delinquen no sólo a lo largo y ancho del territorio nacional, sino de carácter transnacional y enmarcan sus acciones en forma contraria a la garantía de los Derechos Humanos y aplicación del Derecho Internacional Humanitario. Recordamos así, hechos que se encuadran en la violación de la dignidad del hombre.No se pueden resolver con islamofobia, con guerras preventivas que aumentan las ganancias del capitalismo bélico y en caso de las dictaduras de Latinoamérica jugueteando con la memoria de los pueblos y los artilugios jurídicos o las resoluciones legales ya tardíos.Creo claro que el tema es la batalla global por los derechos humanos, la dignidad del hombre y el “no definitivo” al flirteo con cualquier desviación de los mismos. Ninguna organización terrorista de cualquier signo, puede merecer simpatía alguna; como ningún estado que invoque la negación de garantías constitucionales o jurídicas “para el bien de la población”, debe ser tolerado por la comunidad internacional democrática.¡Nunca más, miremos para otro lado!*Carlos Braverman (Israel): Politólogo y Psicólogo, miembro de la Asociación de Derechos Civiles de Israel. Activista por una coexistencia judeo-árabe mutuamente justa y el altermundialismo. Miembro del Partido Meretz (Partido Socialista de Israel - Tel Aviv). Presidente del Instituto Campos Abiertos (Investigaciones en Ciencias Políticas).Derechos reservados Instituto Campos Abiertos Israel ISBN 965 387 008 9 זכויות יוצרים

jueves, 9 de septiembre de 2010

El holocausto gitano: ayer y hoy (II y última) por José Steinsleger




La Jornada
Después de la guerra, los países aliados disolvieron el Estado nazi alemán y sus jerarcas fueron juzgados por crímenes contra la humanidad (Nuremberg, 1945-1946). A inicios de 1950, cuando empezó la negociación de indemnizaciones por el holocausto, el nuevo Estado alemán estimó que sólo los judíos tenían derecho a ellas.
Sin organizaciones políticas que los defendieran, los pueblos rom (gitanos) fueron ignorados y excluidos. El gobierno democristiano de Konrad Adenauer estimó que las medidas de exterminio tomadas contra los gitanos antes de 1943 eran políticas legítimas del Estado. Pero los sobrevivientes a este año tampoco cobraron un centavo.

La policía criminal de Bavaria quedó a cargo de los archivos del doctor Robert Ritter, el experto nazi sobre los rom que no fue condenado. Ritter retornó a la actividad académica, y en 1951 se suicidó. Recién en 1982, el canciller socialcristiano Helmut Kohl reconoció el genocidio de los rom. A tiempo: la mayoría que hubieran tenido derecho a restitución ya habían muerto.

En cambio el ensañamiento de Suiza contra los yenishes (así llaman a los gitanos en el país de Heidi) fue más… ¿discreto? Durante cerca de medio siglo (desde 1926), con ayuda de la policía y el clero, la Obra de Asistencia a los Niños de la Carretera, de la muy respetable Fundación Pro-Juventute, arrancó de sus familias a más de 600 niños gitanos.

El doctor Alfred Siegfried (1890-1972), director y fundador de la obra, fue un sicópata ferozmente decidido a vencer el mal del nomadismo. En un informe sobre sus actividades (1964), Siegfred afirmó que “…el nomadismo, como algunas enfermedades peligrosas, es transmitido principalmente por las mujeres… todos los cíngaros son malos, mienten, roban…”.

El financiamiento oficial se mantuvo hasta 1967, y en 1973 la obra se disolvió. Pero, de acuerdo con una ley de 1987, todo lo relativo a sus experimentos médicos con niños gitanos podrá revisarse dentro de… cien años. En 1996, la Confederación Helvética reconoció su responsabilidad moral, política y financiera respecto de Pro-Juventute, encargada de proteger a los niños amenazados de abandono y vagabundeo.

Más de las tres cuartas partes de la población mundial de gitanos (12 a 14 millones), vive en los países de Europa central y del este. Pero sólo en la Yugoslavia de Tito los rom consiguieron ser reconocidos como una minoría con los mismos derechos de croatas, albaneses y macedonios. No obstante, tras el reordenamiento balcánico que tuvo lugar en el decenio de 1990, diez mil gitanos bosnios se refugiaron en Berlín.

En Rumania los gitanos tuvieron que sobrevivir a la dictadura de Ceausescu. El socialismo real reforzó los tenebrosos orfanatos que funcionaban desde la época de la monarquía, y en ellos encerró a miles de niños rom. Ceausescu cayó, y el libre mercado fue más duro aún. Las tiendas de algunos gitanos que lograron éxitos económicos con la liberalización de la economía fueron saqueadas.

La deportación masiva de gitanos a Rumania y Bulgaria ordenada por el gobierno del presidente francés, Nicolas Sarkozy (judío de origen húngaro), resulta particularmente perversa. Segundo país más pobre de la Unión Europea, la población de Rumania es sumamente hostil a los 2 millones de gitanos que viven allí, a más de un gobierno que para cumplir con el FMI acaba de bajar 25 por ciento el sueldo a los funcionarios, y de subir el IVA a 24 por ciento.

En días pasados, el presidente rumano, Traian Basescu, llamó gitana asquerosa a una periodista, y el canciller Teodor Baconschi declaró en febrero que “…algunas comunidades rumanas tienen problemas psicológicos (sic) relacionados con la delincuencia, especialmente las comunidades gitanas”.

La situación de los gitanos en la antigua Checoslovaquia no le va en zaga a la rumana. Hasta el momento de la partición (1992) eran ciudadanos. Después, ni checos ni eslovacos los reconocieron como tales, a pesar de haber vivido durante generaciones en el país.

En julio de 1998, un gitano fue atacado y apuñalado por un skinhead en Pisek, pequeña ciudad al sur de la Bohemia checa. Pisek está situada a escasos kilómetros del campo de concentración de Lety, establecido por los checos y sólo para gitanos, en tiempos de la ocupación alemana. Y de Lety, los enviaban a los campos nazis de exterminio.

Por su lado, los vecinos de la ciudad eslovaca de Michalovce acaban de concluir un muro de 500 metros para evitar el paso de los gitanos que habitan una aldea cercana. La obra recibió el apoyo de las autoridades. A finales de 2009, obras similares aislaron a los gitanos en las ciudades de Ostrovany, Secovec, Lomnicka y Trebisov.

En esta suerte de holocausto silencioso y consensuado por los cruzados de la Unión Europea, los medios de la aldea global aportan lo suyo. El 30 de agosto pasado, la CNN informó de un asesino que mató a ocho personas, hiriendo a 14 más en Bratislava, capital de Eslovaquia. En parte alguna de la noticia, la CNN aclaró que todas las víctimas eran gitanos.

De la civilización contra barbarie, a la barbarie de la civilización.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/09/08/index.php?section=opinion&article=021a1pol

Ver parte primera:http://blogdecarlosbraverman.blogspot.com/2010/09/el-holocausto-gitano-ayer-y-hoy-por.html

lunes, 6 de septiembre de 2010

¡¡Shana Tova!! Israel entre la ruta del iceberg y un camino distinto por Carlos Braverman


Se acercan las Altas Fiestas y es oportuna una reflexión sobre lo acontecido en un año muy tenso, en realidad sería bueno reflexionar todos los días, pero en estas fechas es por lo menos una Mitzvá o sea un Precepto. Esto incluye un análisis de conciencia personal en un contexto colectivo, basado en las premisas básicas del judaísmo: amarás a tu prójimo como a ti mismo y no harás a él lo que no quieres que te hagan a ti. Hay que recordar la observación de los sabios “que el amor verdadero requiere contar verdades a veces dolorosas”. Ninguna persona y ninguna sociedad son perfectas, como todo el mundo Israel necesita ayuda para crecer y afrontar sus desafíos. Puede ser tentador declamar acerca de los fracasos de Israel, o por igual acudir a su defensa incondicional con todas las deficiencias que posee. Yo reflexionaría sobre:

* El exilio y el regreso al hogar, la destrucción y la reconstrucción;
* Los preceptos que apuntan a mejorar el aspecto económico de la sociedad: como frenar la explotación de los vulnerables y la demanda de compartir recursos con los que sufren, incluidos los trabajadores extranjeros, los inmigrantes y todos los colectivos de nuestra sociedad;
* Los deberes éticos, como la equidad y la igualdad ante la ley, incluyendo a las minorías étnicas;
* Los valores intelectuales, afirmando que todos los seres humanos deben tener acceso a los valores espirituales y se les alentará hacia el desarrollo espiritual y el hecho que todas las personas deben tener oportunidades iguales de participación en la sabiduría humana productiva;
* El valor ético fundamental: que todo ser humano es creado a imagen de Dios.
Como los sabios dicen: el punto no es la exposición sino más bien el hecho.
Por ello es importante reconocer a aquellos israelíes que trabajan para perfeccionar esta sociedad, con los que debemos compartir un alto grado de responsabilidad y apoyar sus esfuerzos material y espiritualmente. Hoy en día esto significa el apoyo a los activistas sociales que están dando forma a una sociedad más justa, más amante de la paz, los activistas israelíes que buscan un trato más justo económico y jurídico para las minorías étnicas como es el caso de los ciudadanos árabes. Estos activistas están trabajando para extender el pluralismo religioso y cultural en toda la sociedad, tanto como el respeto mutuo y la coexistencia.
Pero a mí me preocupa en este sentido nuestra democracia, pocas personas realmente utilizan los derechos y potencialidades que todavía ofrece. Muchos se conforman con votar en las elecciones a la Knéset, e incluso este número se está reduciendo.
¿Por qué la pasividad cívica en Israel: pereza, apatía o desesperación? Estamos de esta manera ante una democracia que se atrofia, porque no se utiliza como es debido y se convierte entonces en una herramienta de dudosa efectividad.
Parece como si el fascismo ya ha llegado aquí y está instalado. Los enemigos internos de nuestra democracia la utilizan con el fin de destruirla, ellos sí conocen sobre ella, como instrumentarla y son muy participativos y activos.
Yo creo que la pasividad se debe al desencanto y ese desencanto es producto de perder la esperanza, atrapada entre los que matan y quienes mueren en causas fanatizadas, ahogando la voz de los patriotas verdaderos y luchadores honestos por una sociedad mejor para el país. No dudo que estos fanáticos son propios y ajenos, que se encargan de ocluir cualquier camino digno a un futuro más loable para nuestros pueblos: el israelí y el árabe palestino.
Uno se siente como un oficial en el puente del Titanic, viendo al iceberg terrible asomando y nada poder hacer al respecto, sin embargo espero equivocarme con la metáfora, quiero creer y creo que hay mucho por hacer y muchos dispuestos a trabajar y a sumarse a las tareas que ello requiere.
Participar en la lucha popular contra el muro de separación, demostrar en Sheikh Jarrah, ser profesor universitario y no narrar historias oficiales, pertenecer a una compañía teatral y no querer cruzar la Línea Verde, ser un juez que se atreva a negar que la seguridad es de suma importancia en determinadas circunstancias; ser un periodista que se niega a unirse al discurso oficial, ser un ciudadano que desea proteger a un niño bajo la amenaza de expulsión del país, todo puede ser motivo de integrar una lista negra en calidad de enemigo del pueblo.
Puede esto suceder así porque la derecha fascista se instaló y degrada nuestra democracia, también secuestró al sionismo y lo convirtió en su herramienta predilecta.
La defenestración de nuestra democracia, puede así ser producto también del "sionismo" de los nuevos patriotas, que consiste en nada, sólo en la división entre "post-sionistas" (es decir: desertores, desleales, amantes de los árabes e izquierdistas que están en contra de la ocupación), y "sionistas" (es decir, leales, patriotas, de preferencia colonos y que están indignados por el menor atisbo de crítica al estado y al ejército en particular, y a los judíos en general).
El propósito de los movimientos nacionalistas es liberar a los pueblos de la subyugación y que les den la independencia y una identidad nacional. Cuando esta misión se completa, los movimientos se supone que desaparecen en silencio en las páginas de la historia y aparece el escenario para la fase vital de la creación de una sociedad normal, para lo cual el estado es simplemente una herramienta. Pero Israel, que durante 62 años ha sido atrapada en una lucha por la autodefinición de Estado Judío y Democrático, se debe interrogar ¿dónde está la democracia y dónde está el judaísmo? No pueden estar sumidas en este neo-sionismo.
Si hay algo que es contrario al espíritu del sionismo, son los asentamientos como reencarnación religiosa y mesiánica, el sionismo fue un movimiento secular nacional que trató de separar al pueblo judío de aquello a-histórico que representan los elementos redencionistas mesiánicos, para crear un hogar nacional normal que se uniría a la familia de las naciones como un miembro más.
Es el momento de recuperar nuestra sociedad y sus valores, de poner un alto a la derecha fanática y fascista, de fortalecer nuestra democracia para ser aquella sociedad normal en el seno de las naciones, de entrar en la etapa post-sionista con ese escenario de normalidad secular e inclusiva necesaria, en una sociedad de todos con equidad, igualdad y pluralismo con auténtico respeto.
Kissinger dijo que Israel no tiene política exterior, sólo la política nacional, no se equivocó y debemos replantearnos muy seriamente el tema, pues tenemos que corregir también esta política nacional para encontrar un buen lugar entre las naciones, con proyección geoestratégica de futuro incluidos en la zona, con un rol internacional distinto. Los doctores de la intolerancia hacia toda la ciudadanía que no comparten sus valores, son los mismos académicos en cuya cátedra se genera nuestro aislamiento internacional, sustentado en el mesiánico destino del Gran Israel, es decir la ocupación.
Volviendo al comienzo, en estas Altas Fiestas, creo que la mejor reflexión es prometernos reflexionar todos los días del año para que los principios básicos de nuestro judaísmo sigan vigentes en cada instante del devenir histórico: amarás a tu prójimo como a ti mismo y no harás a él lo que no quieres que te hagan a ti. Entonces no me sentiré el oficial del Titanic que ve avanzar el terrible iceberg en el sentido fatal, puede que sienta que estoy entre los visionarios que tenemos la osadía tan racional como intuitiva de recomendar otra ruta distinta que evite la gran tragedia…aunque los iluminados nos llamen desleales y traidores.
¡¡Shana Tova!!
*Carlos Braverman (Israel): Politólogo y Psicólogo, miembro de la Asociación de Derechos Civiles de Israel. Activista por una coexistencia judeo-árabe mutuamente justa y el altermundialismo. Miembro del Partido Meretz (Partido Socialista de Israel - Tel Aviv). Presidente del Instituto Campos Abiertos (Investigaciones en Ciencias Políticas).Derechos reservados Instituto Campos Abiertos Israel ISBN 965 387 008 9 זכויות יוצרים

domingo, 5 de septiembre de 2010

HONOR. Trad, de Carlos Braverman


La lucha por la paz no se lleva a cabo en Washington DC.
Se libra en Ariel y sus héroes son los actores que arriesgan sus carreras y subsistencia en el altar de la conciencia. ¡Honor para ellos!
De Gush Shalom

sábado, 4 de septiembre de 2010

"The Parents Circle - Families Forum" Pensamientos para las Altas Fiestas- trad. De Carlos Braverman


Queridos amigos:
Las Altas Fiestas son un momento para hacer frente a las flaquezas y debilidades humanas. Nosotros en el Círculo de Padres nos enfrentamos a nuestra propia ira y nuestra tendencia humana a rendirnos a los deseos de venganza. Todos los días nos enfrentamos a la debilidad y que se transforme esta en la voluntad para la resolución no violenta de conflictos.Yom Kippur es un momento para hacer frente a la mortalidad. Nosotros, los que hemos perdido a miembros de nuestra familia más cercana, no preguntarnos si vivir o morir (como la liturgia del Yom Kippur afirma), sino más bien cómo podemos vivir con el fin de transformar la muerte de los miembros de nuestra familia en una vida que afirma su legado.Rosh Hashaná es un momento de renacimiento. Los que se han perdido no pueden renacer, pero nuestra tarea es garantizar la vida de quienes hoy luchan y comparten una visión de esperanza para los que nacerán mañana. La vida como un todo es más grande que nuestra tragedia personal. Podemos mirar con interés los nuevos nacimientos, si todos los seres vivos se unen para vencer el odio, el miedo y el derramamiento de sangre.Se dice que durante las Altas Jornadas, Dios no perdona al hombre por sus pecados hacia su prójimo, hasta que se ha pedido a su prójimo el perdón. No es responsabilidad de Dios para arreglar lo que el hombre hace a su vecino, el hombre sólo puede hacer eso.Tal vez usted podría considerar el apoyo del Círculo Padres - Foro de Familias. ¿Qué mejor motivo para involucrarse activamente en la reconciliación entre las personas que generalmente son vistos como enemigos y elevarse por encima de su dolor para convertirse en amigos dedicados al mensaje de esperanza y reconciliación?. Nuestros programas de educación, tanto en las escuelas y la educación de adultos en Israel y Palestina se beneficiarían mucho de su apoyo.Todos nuestros mejores deseos para una pacífica y compasiva celebración
Robi Damelin

El legado de Allende: construir Izquierda- 40 años del triunfo electoral de Allende


Blog de Le Monde. FR
(Editorial PF N° 717, desde viernes 3 al 16 de septiembre de 2010)
Hace cuarenta años, el 4 de septiembre de 1970, Salvador Allende ganó las elecciones presidenciales, aunque debió esperar ser ratificado por el Congreso Pleno. El triunfo de Allende se constituyó en un hito histórico y en una lección política, que no deben olvidarse. La incansable lucha por forjar una identidad de Izquierda orientada hacia el socialismo, por fin había dado frutos.

Nunca una elección presidencial en Chile alcanzó tanto dramatismo. Los ciudadanos estaban conscientes que el país se jugaba cuestiones trascendentales que determinarían su futuro. El enfrentamiento básico era entre la Izquierda y la derecha, representadas por el senador Salvador Allende Gossens y por el ex presidente y empresario Jorge Alessandri Rodríguez. Había un tercer candidato, Radomiro Tomic Romero, de la Democracia Cristiana, con un programa que planteaba el “socialismo comunitario”, lo cual lo acercaba a las posiciones de Izquierda.

La acorralada derecha buscaba fórmulas desesperadas para defender sus intereses. No descartaba nada. A fines de 1969, un alzamiento en el regimiento Tacna, encabezado por el general Roberto Viaux, tuvo al gobierno de Frei Montalva al borde del precipicio. Grupos ultraderechistas levantaban cabeza. En el plano político, la derecha postulaba la “Nueva República”, que esbozaba elementos neoliberales y un firme autoritarismo para cerrar el paso a la Izquierda. Por su parte, la Unidad Popular, alianza amplia en torno a socialistas y comunistas, integraba al Partido Radical y a sectores cristianos desgajados de la DC que formaron el partido Mapu, y a laicos y progresistas que se definían de Izquierda. La candidatura de Salvador Allende emergía con posibilidades de triunfo.

La Izquierda venía ganando terreno y un sólido movimiento sindical, organizado en torno a la Central Unica de Trabajadores, se extendía al campo a través de sindicatos agrícolas movilizados y de gran convocatoria. El movimiento estudiantil, mayoritariamente de Izquierda, era potente y de alcance nacional. El movimiento de los sin casa campeaba en las principales ciudades. Existía así una amplia base social para el movimiento político que planteaba un programa centrado en la nacionalización de las riquezas básicas, en la profundización de la reforma agraria y en la constitución de un área social de la economía, conformada por la banca, los principales monopolios y empresas estratégicas. Se proponía asimismo una nueva Constitución y una institucionalidad acorde con las transformaciones que se impulsarían, una ampliación de la democracia y la real vigencia de los derechos y libertades individuales y colectivos. Era, en síntesis, lo que se conoció como la “vía pacífica al socialismo”, un proyecto inédito en la historia de la Humanidad.

Internacionalmente eran los tiempos de la guerra fría; la Unión Soviética y el socialismo aparecían compitiendo exitosamente con el imperialismo. En América Latina -a partir de 1959 con la Revolución Cubana- había avances populares que Estados Unidos miraba con preocupación. No quería “una nueva Cuba” en su patio trasero. Con ese pretexto había invadido República Dominicana para derrocar al gobierno democrático de Juan Bosch y en 1964, respaldó el golpe militar en Brasil que derrocó al presidente Joao Goulart. Sin embargo, no cesaba el avance de los pueblos. En Bolivia, luego de la muerte del comandante Ernesto Che Guevara en una operación dirigida por norteamericanos, se producían avances democráticos con el gobierno del general Juan José Torres (1970-71), mientras en Argentina el peronismo impulsaba el retorno de su líder, y en Perú el general Juan Velasco Alvarado se empeñaba en reformas antiimperialistas e integradoras de la población indígena. En Uruguay la situación, asimismo, era inquietante para la oligarquía.

Para Estados Unidos, Chile era una pieza clave en su ajedrez de dominación regional. Ya en las elecciones de 1964 había apoyado sin tapujos la candidatura de Eduardo Frei Montalva y su “revolución en libertad”. Enormes flujos de dólares financiaron una impresionante campaña del terror contra Salvador Allende y la Izquierda. El presidente Ke-nnedy -que impulsaba la Alianza para el Progreso- imaginaba que la Democracia Cristiana en Chile podía levantarse como alternativa a la Revolución Cubana.

La trayectoria de Salvador Allende como parlamentario y líder popular era impecable. Había sido ministro de Salud del gobierno del Frente Popular (1938-41) y como senador un invariable demócrata, antiimperialista y partidario del entendimiento socialista-comunista, de la unidad de la clase obrera y de los más amplios sectores sociales explotados por el capitalismo. Valiente defensor de la Revolución Cubana, memorables habían sido sus luchas contra la Ley de Defensa Permanente de la Democracia, paradigma del anticomunismo, y su constante denuncia de los manejos del imperialismo y del despojo que cometían las empresas norteamericanas Anaconda y Kennecott con el cobre chileno. Allende era un líder respetado y querido por el pueblo, que sabía que no sería traicionado por él. En muchos aspectos era un educador y un organizador notable, de ejemplar perseverancia en la lucha por la unidad de la Izquierda.

En el país, la sociedad se convulsionaba. Surgían los “cristianos por el socialismo”, los estudiantes de la Universidad Católica se tomaban la casa central para imponer profundas reformas y denunciaban las mentiras de El Mercurio; se produjo la toma de la Catedral de Santiago por sacerdotes, religiosas y laicos que pedían mayor compromiso de la Iglesia con el pueblo.

El país esperaba grandes cambios en el marco de un nuevo período histórico cuajado de promesas de justicia e igualdad.

La campaña electoral fue muy dura. La derecha se lanzó a fondo, reeditando -corregida y aumentada- la campaña del terror de 1964. Intensificó su presión hacia las fuerzas armadas, en las cuales buena parte de la oficialidad había pasado por las escuelas de formación antisubversiva del Pentágono. El financiamiento de la CIA volvió a afluir a través de la ITT, que controlaba el monopolio telefónico. Con todo, las elecciones fueron tranquilas y, sobre todo, estrechas. Allende obtuvo algo más de un millón de votos, ganando por 40 mil preferencias a Alessandri, y obteniendo 36,3% del total de sufragios. Tomic obtuvo 27,84%, con más de ochocientos mil sufragios. Como buena parte de su votación era antiderechista, estaba claro que la Izquierda contaba con un apoyo muy superior a la derecha.

Los resultados se conocieron en la tarde del 4 de septiembre y de inmediato Tomic reconoció el triunfo de Allende. Esa misma noche, luego de momentos de tensión -cuando tanques del ejército fueron desplegados en la Alameda- hubo una enorme manifestación frente a la Federación de Estudiantes de Chile. Decenas de miles de personas llegaron desde las poblaciones periféricas para celebrar el triunfo. Parecía que nunca el pueblo se había sentido tan alegre y esperanzado. El discurso de Allende fue emotivo y profundo. Recordó las luchas populares, los esfuerzos cotidianos del pueblo para subsistir y luchar, y asumió su triunfo como una continuidad con el Frente Popular, y antes, con el gobierno del presidente José Manuel Balmaceda -empujado a la muerte por la oligarquía- y con la lucha incansable de Luis Emilio Recabarren, organizador de la clase obrera chilena.

Los sesenta días siguientes, hasta el momento en que el nuevo presidente debía asumir el mando, fueron conmocionantes. La derecha entró en pánico. Agustín Edwards, dueño de El Mercurio, voló a Estados Unidos para pedir al gobierno norteamericano que interviniera en Chile a fin de impedir que Allende llegara a La Moneda. En Washington encontró oídos receptivos en el presidente Richard Nixon y su gobierno. Se inició así una ola de actos terroristas por parte de grupos de ultraderecha (ver páginas 4 y 5 de esta edición), que recibían aliento, dinero e instrucción terrorista desde el exterior.

El 3 de noviembre de 1970, sin embargo, derrotando las maniobras y actos criminales como el asesinato del general René Schneider, comandante en jefe del ejército, Salvador Allende asumió el mando. Comenzó así el gobierno más progresista, liberador y popular de la historia de Chile. En medio de la férrea oposición y conspiración de la derecha junto con el gobierno de Estados Unidos, Allende consiguió logros notables como la nacionalización del cobre, la profundización de la reforma agraria, las políticas de salud, educación y vivienda, y avances gigantescos en el plano cultural. Se desataron las fuerzas creadoras del pueblo al influjo de un programa socialista y democrático. Los pobres de la ciudad y del campo alcanzaron el protagonismo y participación que durante decenios se les había negado. En el ámbito internacional, Chile logró un reconocimiento mundial que valorizó el intento de avanzar al socialismo en libertad. Pero este noble propósito se vio frustrado por la conspiración interna y externa, sin negar los errores de la propia Unidad Popular, que culminaron con el golpe militar del 11 de septiembre de 1973. El presidente Salvador Allende, fiel a su juramento, prefirió morir en La Moneda a traicionar la confianza del pueblo.

Hoy -como en los años que precedieron al triunfo de Allende- sigue vigente alcanzar el requisito que gestó la victoria de 1970. Aludimos a la unidad del conjunto de la Izquierda, hoy atomizada. Es el paso indispensable para construir su propia identidad ideológica y programática y, desde allí, avanzar a acuerdos políticos y sociales más amplios.

En América Latina hoy se abren paso tendencias revolucionarias que con sus diferentes particularidades están haciendo el camino que se intentó en Chile, que proclamara con resuelta convicción democrática el presidente mártir Salvador Allende. Se reinician tiempos de revolución que en las condiciones contemporáneas hacen volver la mirada a la senda que abriera con su sacrificio el presidente Allende.

jueves, 2 de septiembre de 2010

La ocupación no es una actuación por Yariv Oppenheimer (Paz Ahora).Trad. de Carlos Braverman


http://peacenow.org.il/site/he/peace.asp?pi=195&fld=694&docid=4772&pos=0
Señoras y señores, por un momento el juego se detuvo, por un momento se sacaron las máscaras de la ocupación israelí, y por un momento hubo gente que se puso de pie y llamó en voz alta: El emperador está desnudo. La desafortunada decisión de los administradores de teatro de exportar las mejores obras que se celebraron en Tel Aviv, Haifa y Beer Sheva nada menos que al asentamiento más grande construido por Israel, causó que un valiente grupo de artistas y actores defendieran sus principios y se negaran a representarlas en los territorios.En una época donde la mayoría de los artistas de Israel han hecho las paces con la situación y se dedicaron a las luchas populares en beneficio de los animales y contra la contaminación de la atmósfera, los actores de teatro y dramaturgos decidieron no tomar parte en el proceso de normalización de la ocupación y optaron por abstenerse de representarlas en los asentamientos más allá de la Línea Verde. Incluso si la hierba a la entrada de Ariel es verde, y el auditorio en el mayor asentamiento está instalado con mármol y con aire acondicionado, este espectáculo no debe continuar y la ocupación no puede y no debe ser barrida bajo las filas de butacas.Durante años, el Estado de Israel ha estado tratando de seguir con el show y pasar por alto el hecho de que la Ribera Occidental es un territorio ocupado. Los consejos regionales en los territorios continúan vendiéndose a sí mismos como si fueran parte del Estado democrático de Israel. Las actuaciones de los mejores artistas, las visitas familiares y la creación de centros turísticos son parte del intento de crear una realidad virtual que ignora la situación sobre el terreno. En un intento de legitimar la ocupación y dar más legitimidad a la creación de Ariel, los colonos decidieron, con el apoyo del gobierno, la creación de un colegio en la ciudad, que en el futuro se convertiría en una universidad. En las aulas, los estudiantes pueden aprender sobre valores como la igualdad, la realización nacional, la democracia y la justicia, mientras que los estudiantes podrían ver todo lo contrario de todo esto si sólo miraran por la ventana en las aldeas palestinas a su alrededor.La campaña derechista para la legitimización de los asentamientos, incluso se hizo presente dentro de los mapas del pronóstico del tiempo en la televisión. Tras la presión de los colonos, los canales de televisión acordaron iniciar incluyendo Ariel en el mapa de los pronósticos del tiempo. Pero todo esto no cambia ni un poco los hechos sobre el terreno: Ariel, al igual que cerca de 140 otros asentamientos, se estableció en territorio que nunca fue anexado al Estado de Israel, y las leyes de ocupación se aplican a él, lo que significa el control activo de 3,5 millones de palestinos y la negación de sus derechos como ciudadanos.
La clara afirmación de los actores de teatro debe recordar a todos los ciudadanos, en particular a aquellos que están pensando en mudarse a la Línea Verde por razones de precios de la tierra o la "calidad de vida", que hasta que se firme un acuerdo con los palestinos, todos los asentamientos -bloques y puestos de avanzada, aislados y cercanos- se encuentran en territorios ocupados (según la legislación israelí también), y la democracia es disfrutada por los colonos solamente.La elección de los actores de no actuar en Ariel, como la elección de muchos otros de no cruzar la Línea Verde, no se origina en el odio de los colonos o de adoptar una postura política. Hasta que se les pidió dar un paso activo y actuar bajo los auspicios de la ocupación israelí, la mayoría de los artistas que firmaron la carta optó por centrarse en su trabajo y no tomar ventaja de su situación a los efectos de cualquier declaración política. Pero cuando los directores de teatro demandan que los artistas actúen y representen en el escenario de los asentamientos, es su derecho y su obligación de negarse y seguir siendo fiel a sus principios, y no participar en la normalización de la ocupación.